San Antonio Express: Famous Clown Gladdens Hearts of Little Cripples and Orphans With Funny Act (1924)

Tuesday, October 7, 1924

Oh-h-, lookee ! — His shoes don’t fit!” “Lookit ‘im, he’s a real clown — an’ the beautiful lady!”

These and other breathless exclamations were coming from several hundred youngsters who fairly swarmed over the fence of the Protestant Orphans’ Home, when Pepito, headline clown attraction at the Majestic, and Rosita (Margaret Shorey), his attractive young assistant, and other members of his troupe arrived at the home.

With round eyes they watched the grotesquely costumed clown clamber along in an entrancing pair of shoes not less than 24 inches long, at the least.  Soon peals of childish laughter issued from a happy audience when Pepito started his tricks on the lawn of the orphanages.  Tiny toddlers were so amazed at the clever, colorful clown and his assistants that they sought refuge in tears and orphanage matrons had to take them in their arms to quiet them.  Soon smiles broke through their tears, like veritable rainbows, as the clowning went on.

It was the same at Santa Rosa hospital, where boys and girls from St. Joseph’s Orphanage gathered with the little patients from the crippled children’s ward of the big hospital for entertainment from the rollicking clown.  Eyes made deep and sorrowful by suffering watched every detail of the funny man’s acting.  Little hands pale and emaciated from illness, clapped to the limit of their strength in appreciation and later waved regretful farewell.

Watch Dogs Made Indignant.

In his eight years of clowning, Pepito has played for many a more exclusive audience, but nowhere, either in Spain, his home country, in the palaces of European rulers, or before sophisticated grown-ups of this country, has he met with more whole-souled laughter than was given him by the little orphans Monday.  

As he mimicked a cricket, a chicken, or a dog, the little tots fairly shrieked with laughter.  At the Protestant Orphans’ Home, two dignified watch dogs were thrown almost into apoplexy with indignation and terror over his mimicry of them.  With bated breaths the youngsters watched him do his famous imitation of a crying baby, only to melt into uncontrollable laughter as various small fellows followed the clown’s suit with honest-to-goodness wailing and tears.

They were next whisked into something sweetly serious in Rosita’s playing of Mexican music, only to be wafted back into the land of laughter over the funny man’s riding of a miniature bicycle.

It was over too soon at both places.  With a rush the children enclosed Pepito and began to finger his ridiculous costume. The huge shoes, a collar big enough for a dray horse, a tie that would fit an elephant—all the grotesque details of costumery were subjected to minutest scrutiny.  A rosy baby in his arms stared wide-eyed at his whimsical makeup.

Loves to Entertain Cripples.

At the Santa Rosa, a frail little cripple will always remember her moment alone with Pepito and the “beautiful lady” — the one holding her feverish little hand, and the clown talking to her in her own Spanish language and telling her a ridiculous story.  Then there was the little club-footed boy that shook hands — oh, so proudly — with the laughing clown.  The little boy doomed to spend his days on crutches talked with him too, and laughed with delight at his antics.

What none of his audience knew, was that Pepito was ill as he went through his fun-making stunts.  But Pepito loves to do his stunts for children, especially those who are as unfortunate as a cripple or an orphan.  “I make my bread by laughs,” he said in his inimitable Spanish-accented English on Monday. “I love the laughs of little children — I myself am a child.”

Famoso payaso alegra corazones 

de los Lisiados Little y huérfanos 

con Funny Ley de

San Antonio Express (Texas)

October 7, 1924

“Oh, mira! Sus zapatos no le quedan! 

“Mira, él es un payaso real, y la hermosa dama!” 

Estas y otras exclamaciones de aliento venían de varios cientos de jóvenes que pululaban bastante sobre la cerca del Hogar de Huérfanos protestante “, cuando Pepito, el titular de la atracción de payaso en el Majestic, y Rosita (Margaret Shorey), su joven ayudante atractiva, y otros miembros de a su grupo llegó a la casa. 

Con los ojos redondos que, vistos los trepar payaso de atuendo grotesco a lo largo de un par de zapatos fascinantes no menos de 24 pulgadas de largo, por lo menos. Pronto carcajadas infantiles emitidos por un público feliz cuando Pepito comenzó sus trucos en el césped de los orfanatos. Pequeñitos eran tan sorprendido por el inteligente, payaso de colores y sus ayudantes que se refugió en las lágrimas y matronas orfanato tenía que tomar en sus brazos para calmarlos. Pronto se rompió a través de sus sonrisas las lágrimas, como los arco iris verdadero, como el payaso continuó. 

Lo mismo ocurría en el hospital de Santa Rosa, donde niños y niñas de orfanato de San José se reunieron con los pequeños pacientes de la sala de niños lisiados de la gran hospital para el entretenimiento del payaso jovial. Ojos profundos y dolorosos hechos por el sufrimiento, vistos cada detalle de la divertida hombre de acción. Manos poco pálido y demacrado de la enfermedad, aplaudió al límite de sus fuerzas en la apreciación y más tarde se despidió arrepentido. 

Ver Perros indignado. 

En sus ocho años de payasos, Pepito ha jugado para el público de muchos más exclusivo, pero en ninguna parte, ni en España, su país de origen, en los palacios de los gobernantes europeos, o antes de sofisticados para adultos de este país, se ha entrevistado con más toda la risa de alma que le fue dado por los pequeños huérfanos lunes. 

A medida que imitaba un grillo, una gallina o un perro, la gente menuda bastante chilló de risa. En el Hogar de Huérfanos protestante “, dos perros de guardia digna fueron lanzados casi una apoplejía con indignación y el terror sobre su mímica de ellos. Con la respiración contenida, los jóvenes lo vio hacer su famosa imitación de un bebé que llora, sólo para fundir en una risa incontrolable como varios compañeros siguieron el ejemplo pequeño del payaso con honesto a la bondad de llanto y lágrimas. 

Fueron trasladados en algo próximo dulcemente grave en el desempeño de Rosita de la música mexicana, sólo para ser flotaba regreso a la tierra de la risa sobre el hombre divertido de montar una bicicleta en miniatura. 

Se había acabado demasiado pronto en ambos lugares. Con el correr de los niños encerrados Pepito y comenzó a dedo de su traje ridículo. Los zapatos grandes, un cuello bastante grande para un caballo de tiro, un empate que cabría un elefante, fueron sometidos todos los detalles grotescos de costumery al más mínimo escrutinio. Un bebé color de rosa en sus brazos mirando con los ojos abiertos en su composición caprichosa. 

Ama Cripples Entertain. 

En Santa Rosa, un inválido poco débil siempre recordaré su momento a solas con Pepito y la “bella dama”, la celebración de su pequeña mano febril, y el payaso hablando con ella en su propio idioma español y contarle una historia absurda. Luego estaba el pequeño club chico de patas que se dieron la mano, oh, tan orgulloso, con el payaso de risa. El niño condenado a pasar sus días en muletas hablado con él, y se echó a reír con deleite en sus payasadas. 

Lo que ninguno de su público lo sabía, era que Pepito estaba enfermo como él fue a través de su diversión de toma de acrobacias. Pero Pepito le encanta hacer sus acrobacias para los niños, especialmente aquellos que son tan desafortunado como un inválido o un huérfano. “Yo hago mi pan con risas”, dijo en su inimitable Español-Inglés con acento el lunes. “Me encanta la risa de los niños. Yo mismo soy un niño”. 

El patetismo de sufrimiento de una niña pequeña tocó su gran corazón. “¿Qué música es en su voz, qué dulce que habla español”, reflexionó. “Con lo que la paciencia que está ahí en su cama. Le pregunté si estará bien, y ella dijo que” nadie sabe “y se encogió de hombros y sonrió. Ella es así, ¿qué dices, integrado, por lo que reconciliarse, y así lamentable. ¡Ah, me alegro de que puedo hacer sonreír. Es mi negocio para hacerlo. “

Source:

San Antonio Express, October 7, 1924, page 19.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: